Press "Enter" to skip to content

¿Quieres recompensar tu cerebro? Get Off The Couch

Las tendencias de salud aparecen y desaparecen, pero un truismo médico ha demostrado ser notablemente duradero: si el ejercicio regular fuera un medicamento, casi todos los médicos lo recetarían. El ejercicio tiene el potencial de evitar las enfermedades del corazón, la diabetes y una variedad de otras dolencias. Mantenerse físicamente en forma también puede ayudar a mantener la mente alerta.

Como profesor de psicología, neurociencia e ingeniería, he pasado la mayor parte de mi carrera estudiando los vínculos entre la salud física y la cognitiva. Si bien la mayoría de la gente es probablemente consciente de que existe una relación mutuamente impactante entre nuestro cuerpo y nuestra mente, pocos se dan cuenta de cuán consistente la actividad física puede cambiar la estructura y la función del cerebro. El ejercicio aeróbico expande el volumen del hipocampo y la corteza prefrontal, y puede alterar las conexiones entre las diversas redes cerebrales que apoyan la memoria y la toma de decisiones.

Estos cambios en las propiedades del cerebro pueden tener importantes beneficios cognitivos. El ejercicio conduce a cambios moleculares y celulares que respaldan las mejoras en la cognición. Se ha demostrado que el ejercicio regular mejora el funcionamiento ejecutivo, un tipo de cognición que se refiere a la capacidad de planear, realizar múltiples tareas, autorregular y administrar tareas complejas, así como aspectos de funcionamiento más difíciles de definir, como tratar con la ambigüedad.

Tres horas de ejercicio aeróbico ligero a moderado a la semana parecen tener efectos beneficiosos sobre la memoria, la atención y la toma de decisiones.

Los beneficios del ejercicio se pueden ver rápidamente. La investigación ha demostrado que tres horas de ejercicio ligero semanalmente pueden producir mejoras en la función ejecutiva en solo seis meses. Esas tres horas semanales no tienen que estar en un alto nivel de intensidad. El tipo de ejercicio aeróbico parece ser menos importante que simplemente elevar su ritmo cardíaco y hacer que su sangre bombee.

Los estudios han sugerido que los períodos de actividad física constante al principio de la vida pueden dar resultado incluso décadas más tarde. Recientemente realizamos un estudio que comparó el cerebro de la atleta campeona de atletismo Olga Kotelko, que compitió en la década de los 90, con otros participantes de investigación de mayor edad. La estructura del cerebro de Kotelko a menudo era marcadamente diferente a muchos de los participantes en el estudio. La conectividad de los hemisferios de Kotelko (a través del cuerpo calloso ) fue más sólida que algunos de los participantes de 60 años en el estudio. Si bien tal estudio no puede establecer la causalidad entre conductas particulares y la capacidad cognitiva, ya que los científicos tendrían que rastrear a un atleta de nivel Kotelko durante toda su vida para determinar la causalidad, proporciona una base para una mayor investigación científica y una pista sobre relación más amplia entre la salud del cerebro y el ejercicio.

La conexión entre el ejercicio y el control ejecutivo parece ser consistente en todos los grupos de edad, aunque hay mucho que los investigadores todavía no saben. El próximo año, seré uno de los investigadores que lleve a cabo uno de los estudios de ejercicio más extensos y exhaustivos de todos los tiempos: un proyecto de varios sitios que involucra a 650 participantes de investigación repartidos entre la Universidad de Pittsburgh, Northeastern University y la Universidad de Kansas. Este estudio nos permitirá examinar los efectos del ejercicio en la cognición que están potencialmente influenciados por factores genéticos, edad, sexo, ocupación y otras variables importantes. Este estudio también incluirá escáneres cerebrales antes y después del estudio para examinar el cambio estructural y funcional del cerebro a lo largo del estudio. El proyecto podría producir resultados que podrían ayudar a los médicos a recomendar regímenes de ejercicio para grupos demográficos específicos de pacientes. Estudios como estos nos ayudarán a determinar si existen diferentes efectos del ejercicio para diferentes personas, lo que podría permitir la personalización de las intervenciones de ejercicios.

La investigación actual ya es una buena noticia para un grupo: adultos mayores. El creciente cuerpo de investigación que demuestra los beneficios del ejercicio y la salud física en la cognición nos muestra que el cerebro puede mejorar a medida que las personas envejecen. Tres horas de ejercicio aeróbico ligero a moderado a la semana parecen tener efectos beneficiosos sobre la memoria, la atención y la toma de decisiones. Solíamos pensar que había pocas o pocas opciones para la mejora cognitiva a medida que envejecemos, y estamos viendo que esto simplemente no es el caso. La salud del cerebro se puede mejorar a cualquier edad, así que, ¡vamos a ponernos en marcha!

Esta pieza es parte de una iniciativa especial de salud mental curada por el Dr. Ali Rezai, Director de la Universidad Estatal de Ohio Wexner Medical Center de Stanley D. y Joan H. Ross Center for Brain Health and Performance. Para obtener más información, visite la página de salud cerebral de The Huffington Post.

Enlace de origen

Be First to Comment

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *