Press "Enter" to skip to content

Una revolución del corazón

La ​​siguiente es una publicación de invitado por María del Pilar Desangles, subdirectora del Centro de Servicio a la Comunidad y Justicia en Loyola University Maryland.

Desangles tiene una B.A. en Antropología de University of Central Florida y M.S.Ed. en Community and Social Change de la Universidad de Miami. Ella es un miembro activo de St. Matthews Catholic Church y LEAD Ministry (LGBT Educating & Affirming Diversity). Desangles se unió al consejo pastoral de San Mateo en 2015. Anteriormente, trabajó con una comunidad de trabajadores agrícolas inmigrantes en la Florida Central, donde fue directora de Service Learning en el Hope CommUnity Center. Desangles vive en Baltimore City con su esposa Adrienne Andrews y su cachorro Luna.

"El mayor desafío del día es: ¿cómo provocar una revolución del corazón, una revolución que tiene que comenzar con cada uno de nosotros?" – Dorothy Day

Cuando tenía 21 años, comencé un año de servicio a través de los Voluntarios de la Misión Notre Dame (NDMV). No tenía la intención de hacer un año de servicio a través de una organización religiosa, y estaba muy nervioso sobre lo que eso significaba. Como muchos veintitantos, me identifiqué como algo espiritual, pero no religioso. En ese momento, en su mayoría había estado expuesto a las estrictas expectativas de la iglesia católica y la vergüenza que surgió al no cumplir esas expectativas.

Después de investigar un poco, supe que NDMV fue fundado por hermanas católicas. Estaba impresionado con su trabajo y su lenguaje, pero era escéptico de lo que significaba trabajar dentro de lo que percibí como una institución bastante monolítica.

Comencé mi puesto en Hope CommUnity Center, anteriormente conocida como la Oficina para el Ministerio de Trabajadores Agrícolas, una organización dedicada a servir a las comunidades inmigrantes y trabajadoras pobres de la Florida Central a través de la educación, defensa y crecimiento espiritual. El miedo a la rigidez se disipó rápidamente cuando una de las hermanas, que más tarde se convirtió en mi mentora y una de mis mejores amigas, me abrazó calurosamente cuando se encontró conmigo por primera vez. Inmediatamente, comencé a sentir el amor radical y la aceptación de que siempre había oído hablar en las homilías, pero que raramente había sentido en la práctica fuera de mi familia.

Rápidamente me di cuenta de que los abrazos y la conexión eran una parte central de la cultura en HCC. Confieso que no me di cuenta inmediatamente de cuán esencial, revolucionario e importante era para el trabajo que estábamos haciendo, y para la comunidad que yo estaba conociendo (¡y que me conocían!). Sabía que los largos días de tutoría y tutoría de los jóvenes, en admiración de los estudiantes adultos que llegaban al final de un día laboral de 12-14 horas en el campo para aprender inglés como segundo idioma, siempre comenzaban y terminaban con abrazos , risa y parentesco.

Cerca de tres meses después del inicio de mi servicio, la misma hermana, la Hermana Ann Kendrick SNDdeN, me invitó a la iglesia. Inicialmente, ella me pidió que la ayudara a repartir folletos después de la misa para la Cooperativa de Crédito Agrícola, donde serví parte del tiempo, pero me aseguré de agregar una invitación "sin presión, pero sería agradable" para acudir a misa (español para la misa) con ella de antemano.

En este punto, estaba siguiendo ansiosamente a la Hermana Ann, o "Sr. Annita "como muchos la llamaban, esperando absorber lo que percibí como sus mágicos poderes de organización de la comunidad. Pero también la seguí porque tenía el extraño poder de devolverme a mí mismo. Cuanto más estaba con ella y con otras personas que realmente podían recibirme, más podía recibir a los demás. Necesitamos una comunidad para restaurarnos a nosotros mismos. Con entusiasmo, pero con nerviosismo acepté la invitación a misa . Había pasado mucho tiempo desde que me había ido.

Resultó ser el 12 de diciembre y fue la celebración de Nuestra Señora de Guadalupe . Esa noche despertó una revolución en mi corazón y me sentí como en casa en mi nueva comunidad predominantemente mexicana y centroamericana por primera vez. La misa con los tradicionales mexicanos matachines bailarines, y la pura adoración por Nuestra Señora de Guadalupe era como ninguna otra misa Había experimentado antes, y al mismo tiempo como cada misa que había estado antes.

Había olvidado lo mucho que amaba el ritual y la cultura de una misa católica, y como inmigrante de la República Dominicana, cuánto necesitaba que se me recordara su importancia para mí y para mi identidad. Sentí el abrazo mutuo y la aceptación de mi nueva comunidad esa noche y un profundo compromiso con mi trabajo. Experimenté solidaridad por primera vez.

Como inmigrante documentado, pude identificar y articular mejor mis privilegios al compartir mis historias con otros y ayudar a contextualizar el sistema de inmigración de nuestro país. Mi nueva comunidad me enseñó a aparecer con todo mi ser. Nunca lo olvidaré, un par de años más tarde, cuando trabajaba como empleada de tiempo completo en HCC, esperando la fianza para publicar alrededor de las 2 a. M. Después de que una de nuestras madres con niños muy pequeños se metiera en un accidente automovilístico, y el agente la tomó en custodia, porque no pudo probar que tenía ningún documento. Gracias a Dios fue liberada temprano esa mañana, y pudimos reunirla con sus hijos.

Mi nueva comunidad me enseñó acerca de la fe. Pero una fe que no tiene miedo, y persevera. Todo lo que podía hacer entonces, y todo lo que espero continuar haciendo por el resto de mi vida, es seguir apareciendo con todo mi ser y recibir a los demás. Misa esa noche y las experiencias de parentesco que siguieron me cambiaron para siempre.

Lo que encontré a través de mi tiempo precioso con estas Hermanas Católicas de Notre Dame de Namur es el poder increíble que existe cuando se combina el parentesco con las instituciones. A través de su ejemplo, aprendí que cuando las personas dentro de una institución pueden recibir recíprocamente por raza, género, orientación sexual, estatus socioeconómico, etc., se desata la revolución del corazón como lo mencionó Dorothy Day, y nos acerca a un mayor mundo justo y equitativo.

Me parece que aquí en Baltimore sigo buscando esto a través de mi trabajo en el Centro de Servicio a la Comunidad y Justicia en Loyola University Maryland. Creo que las universidades, especialmente las basadas en la fe, como Loyola, están especialmente comprometidas e invertidas en las comunidades para trabajar por un mundo más justo y equitativo. Como dijo la Madre Teresa, "si no tenemos paz es porque hemos olvidado que nos pertenecemos unos a otros." Hace casi una década que trabajo en un contexto católico y basado en la fe, y todos los días estoy muy agradecido por la oportunidad de ir al trabajo y a la comunidad con todo mi yo y recibir a otros.

La ciudad de Baltimore es parte de una conversación nacional sobre cuestiones de justicia, raza y comunidad. En este momento crucial en la historia de nuestra ciudad, incluso en la historia de nuestra nación, el Instituto de Estudios Islámicos, Cristianos y Judíos destaca la importancia continua de traer diversas perspectivas religiosas para abordar los desafíos cívicos y sociales. En la iniciativa Imagining Justice in Baltimore el ICJS contribuirá con las perspectivas de judíos locales, cristianos y musulmanes a la conversación pública sobre justicia e injusticia en Baltimore. Cada colaborador representa su propia opinión. Damos la bienvenida a esta diversidad de perspectivas y no buscamos una definición única de justicia entre tradiciones, ni negamos la naturaleza multivocal de la justicia dentro de las tradiciones. El objetivo a largo plazo de la iniciativa Imagining Justice in Baltimore es crear un modelo de aprendizaje interreligioso y diálogo en torno a las diferencias que demuestre cómo un sólido compromiso con el pluralismo religioso puede dar forma a la vida pública.

Enlace de origen

Be First to Comment

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *