Press "Enter" to skip to content

Los enlaces que faltan en Understanding Prejudice and Terrorism

Históricamente, el mundo se ha llenado de desigualdades, injusticias, conflictos raciales y culturales e injusticias. Desde las enfermizas realidades del apartheid en Sudáfrica hasta los ataques terroristas sin sentido en París en noviembre, no han faltado las luchas mundiales por el poder que interrumpen el funcionamiento efectivo de la sociedad en su conjunto.

Sin embargo, incluso cuando el apartheid ha sido desmantelado y los radicales militantes tienen al mundo entero tratando de destruirlos, parece que no hay final a la vista. Todavía existen importantes disparidades raciales y étnicas en el acceso a la asistencia sanitaria en Sudáfrica (así como en los EE. UU. Y el Reino Unido), y París tiene una historia de ataques terroristas en su territorio.

Además, se ha prestado mucha atención a la huelga de hambre de un estudiante de la Universidad de Missouri que provocó la renuncia del presidente de la escuela en noviembre, pero ¿en realidad equivaldrá al final de los prejuicios en el campus?

Tan conmovedores, prácticos y urgentes como la injusticia y la justicia para la sociedad humana, ¿por qué las protestas sobre la injusticia son tan ineficaces para lograr sus objetivos a largo plazo y qué podemos hacer al respecto?

Explorando las raíces del prejuicio

Mientras que el apartheid y el terrorismo son sistemas de lucha de poder descaradamente conscientes, la propensión al prejuicio puede estar más profundamente de lo que pensamos.

Hablando en términos generales, hay dos tipos de prejuicios: el prejuicio explícito, donde las personas son conscientes de sus preferencias y ventajas, y el prejuicio implícito, donde sus cerebros están inconscientemente conectados para preferencia y parcialidad. Se cree que esto último se debe a un cableado cerebral sutil y basado en el miedo que interpreta a los "grupos externos" como los negros o los estadounidenses como amenazas y, por lo tanto, conduce a la exclusión y la sobregeneralización como una forma de protección.

Aquí es donde se vuelve aún más complicado: los blancos ahora se perciben a sí mismos como víctimas del racismo inverso, e incluso los terroristas pueden percibir sus acciones como una reacción a la victimización. La sensación de desempoderamiento es un fenómeno universal.

Las raíces reales de los prejuicios son mucho menos accesibles de lo que creemos que son, así que es hora de dejar de tener tales reacciones descaradas ante la injusticia y comenzar a tener conversaciones profundas y elevadas al respecto.

The Victimization Complex

Los desequilibrios de poder son comúnmente vistos como situaciones donde un grupo demográfico se ve como el agresor y el otro como la víctima. Sin embargo, un comentario reciente dio una mirada más profunda a esta dinámica y descubrió que los humanos pueden, de hecho, estar psicológicamente inclinados a gravitar hacia el victimismo. En lugar de sadomasoquismo, la lucha real puede ser maso-masoquismo: una lucha para demostrar quién es la víctima más grande.

Esto plantea muchos desafíos cuando se extrapola en dinámicas grupales. Cultural y políticamente, esforzarse por ser la mayor víctima solo conduce a situaciones de estancamiento. Esto explica por qué los huelguistas de hambre y los atacantes suicidas son tan efectivos para llamar la atención sobre las inequidades inmediatas, pero no logran resolver realmente los problemas a largo plazo que están protestando.

También se alimenta de esto el hecho de que el cerebro humano está diseñado para la envidia y la regodeo. Estamos conectados para compararnos con los demás, y nos encanta ver a las personas con poder percibido caer de la gracia. No es difícil imaginar por qué los multimillonarios del barón petrolero islámico son blanco de los celos, o por qué las superpotencias como Estados Unidos se convierten en blancos automáticos del odio.

Si nos molesta el poder, ¿cómo podemos realmente querer tenerlo? Claramente, nuestros sentimientos contradictorios en torno a este tema deben ser abordados. Actualmente, solo están llevando a ciclos adicionales de conflicto y desempoderamiento.

Hay un límite para nuestro cuidado

Desafortunadamente, el cerebro humano está conectado con recursos limitados para cuidar a los demás. Este es un fenómeno llamado agotamiento de autorregulación, y ciertamente puede manifestarse en la forma en que vemos otras razas y culturas.

Un estudio, por ejemplo, encontró que aquellos que apoyaban a Barack Obama como presidente de EE. UU. Tenían más probabilidades de favorecer a los candidatos blancos que a los candidatos negros en otros escenarios. El estudio concluyó que expresar apoyo a un afroamericano le otorgó "credenciales morales" a esa persona, permitiéndole sentirse menos preocupado por parecer prejuicioso.

Tenemos límites a lo que representaremos de nuestros puntos de vista y actitudes, y algunos de estos se basan en cómo estamos conectados. Tenemos que dejar de agotarnos con actos externos de tolerancia percibida y enfrentar la culpa y la corrección política que pueden estar impulsando algunas de nuestras decisiones.

Buscando una respuesta adecuada al prejuicio

Dados estos profundos impedimentos psicológicos: prejuicios implícitos, una propensión a ser víctima, nuestra envidia del poder y los límites a nuestro cuidado – Creo que identificar los prejuicios es fundamental, pero tratarlo abiertamente mediante actos de protesta y terror no es una táctica útil.

Si bien la guerra puede ser una solución temporal, la verdadera guerra aquí no es contra el exterior; es realmente contra las formas precarias en que parece que hemos sido diseñados en un mundo donde este cableado no solo sopla circuitos, sino sociedades enteras.

Aquí hay dos rutas potenciales que podemos tomar para comprendernos mejor a nosotros mismos, nuestros prejuicios y cómo reaccionamos ante ellos:

· Pruebe con un par de zapatos diferente. Entrar en la cabeza del oponente puede tener una gran recompensa. Está claro que no vamos a "sentir" por las personas que nos oprimen, pero ¿qué pasaría si tratamos de caminar en sus zapatos? ¿Qué pasaría si miramos el mundo desde su punto de vista sin juicio?

Por ejemplo, si superar el sexismo en su lugar de trabajo es su objetivo, idear una estrategia de diversidad solo lo llevará tan lejos. Sin embargo, al preguntarse directamente (y los hombres en posiciones de poder) la siguiente pregunta tendrá un impacto mucho más efectivo y duradero: "¿Qué harías si sintieras que te discriminaban por tu género?"

Cuando caminamos en los zapatos de los demás, a menudo notamos cosas que nunca supimos que existían, y creamos una mayor oportunidad para llegar a un terreno común donde los demás se sientan comprendidos, en lugar de condescendientes.

· Abrace sus limitaciones psicológicas y biológicas. Reconocer que todos estamos predispuestos a tener prejuicios es un paso crucial. Podríamos, por ejemplo, iniciar conversaciones eliminando la culpa y reconociendo el prejuicio inconsciente que habita profundamente en nuestros cerebros. Podríamos reconocer que nuestro prejuicio está basado en el miedo, y en el ejemplo anterior, pregunte: "¿Qué hay de las mujeres en el lugar de trabajo que tanto asusta a los hombres?"

Teniendo en cuenta nuestros límites, debemos eliminar la culpa, la vergüenza y el juicio de nuestras tácticas de resolución de problemas. En cambio, los prejuicios deben ser reconocidos y comprendidos abiertamente, y deben aprovecharse para tomar decisiones con poder.

La solución para entender nuestros prejuicios está lejos de ser obvia, pero sin duda necesitamos elevar nuestra conversación. Estas dos estrategias podrían ser los componentes vitales que faltaban para nuestro objetivo final: hacer de este mundo un lugar mejor y más satisfactorio para habitar.

Dr. Srini Pillay, fundador y CEO de NeuroBusiness Group, es un pionero en el campo del desarrollo personal basado en el cerebro y se dedica a ayudar a las personas a liberar todo su potencial. También es maestro entrenador ejecutivo y se desempeña como profesor asistente de psiquiatría en la Facultad de Medicina de Harvard. Es docente en los Programas de Educación Ejecutiva en Harvard Business School y Duke Corporate Education.

Enlace de origen

Be First to Comment

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *