Press "Enter" to skip to content

La Universidad de West Virginia vigila la presencia de COVID en las aguas residuales | Noticias, deportes, trabajos

De izquierda a derecha, Eric Lundstrom, estudiante de doctorado en el Departamento de Epidemiología; Christopher Anderson, estudiante de maestría en el Departamento de Ingeniería Civil y Ambiental; y Brian Lemme, un especialista en aguas pluviales de WVU Environmental Health and Safety, toman muestras de aguas residuales en un sitio en el campus de Evansdale en Morgantown. (Foto proporcionada)

<! –

->

MORGANTOWN – Investigadores de la Universidad de West Virginia están tomando las alcantarillas para combatir el virus COVID-19 y la misión ha evolucionado.

En 2020, los investigadores abrirían una tapa de alcantarilla, sumergirían una botella para recolectar las aguas residuales y luego la llevarían a un laboratorio para analizar la presencia del virus a medida que las personas arrojaban partículas de virus a través de sus heces.

El nombre oficial del proyecto es WaTCH-WV (Análisis de aguas residuales para la salud comunitaria en Virginia Occidental). Los colaboradores de la Universidad Marshall también están realizando pruebas en el área de Huntington.

Con el nuevo año académico, los investigadores han reanudado el muestreo en el campus, pero están utilizando un robot con forma de huevo llamado muestreador automático en las alcantarillas que recolecta muestras cada 20 minutos durante un período de 24 horas.

Es parte de un proyecto estatal de $ 2.9 millones orientado a desarrollar una red de pruebas en Virginia Occidental e identificar comunidades de preocupación por COVID-19.

El proyecto, apoyado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. Y el Departamento de Salud y Recursos Humanos de Virginia Occidental, controlará las aguas residuales en más de 50 plantas de aguas residuales, además de los entornos congregantes de alto riesgo, como los campus universitarios, alrededor el estado.

Hace un año, Timothy Driscoll, líder del proyecto y profesor asociado de biología, y su equipo estaban muestreando alrededor de 15 sitios en el campus. En septiembre pasado, comenzaron a realizar pruebas en una planta de tratamiento de aguas residuales local para ver si era factible realizar pruebas y monitorear a mayor escala para informar a los funcionarios de salud pública.

Funcionó, y ahora esos esfuerzos se han expandido.

"El alcance es diferente ahora", dijo Driscoll. "Seguiremos probando a nivel de edificio, pero ahora estamos cambiando más hacia las comunidades en general".

Desde una perspectiva de laboratorio, el proceso de análisis se ha reducido de 16 a seis horas debido al nuevo laboratorio de análisis de patógenos en el departamento de biología, dijo.

"Estamos utilizando un proceso totalmente nuevo para concentrar partículas virales fuera de las aguas residuales", dijo Driscoll. “Utiliza perlas magnéticas que se adhieren a las partículas virales. Luego, simplemente quita todo el líquido y solo queda virus adherido a las perlas ”.

Esto ya está resultando útil. Varios sitios han mostrado aumentos recientes en COVID-19, que se corresponden con la llegada de la variante delta a Virginia Occidental.

La información está ayudando a los funcionarios de salud pública a responder adecuadamente, dijo Driscoll.

El nuevo proceso también ofrece la posibilidad de realizar pruebas de influenza, RSV, VIH y otros virus y no se limita a las enfermedades infecciosas. Los científicos pueden usarlo para detectar signos de genes de resistencia a los antibióticos.

"Nuestro equipo espera ampliar la infraestructura inicial de análisis de aguas residuales para incluir otras condiciones de importancia para Virginia Occidental", dijo Brian Hendricks, profesor asistente de epidemiología y bioestadística en la Escuela de Salud Pública, un co-investigador del proyecto.

“Creemos firmemente que la vigilancia de las aguas residuales es una parte muy importante de la salud pública, pero requiere herramientas que a menudo involucran métodos complejos que pueden no estar disponibles en los laboratorios estatales pero están disponibles en muchas universidades como la nuestra, ” dijo Gordon Smith, otro miembro del equipo y profesor distinguido de Stuart M. y Joyce N. Robbins en la Escuela de Salud Pública. “El trabajo que estamos haciendo es un ejemplo perfecto de colaboración de una universidad con concesión de tierras, con su misión de servir al estado, ya la gente del estado. Tenemos la experiencia científica para hacer las pruebas, interpretar los resultados y trabajar con el estado para ponerlo en práctica ".

Emily Garner, co-investigadora del proyecto y profesora asistente de ingeniería civil y ambiental, está dirigiendo el muestreo de campo.

Mediante el uso de muestreadores automáticos, los investigadores tienen la capacidad de programarlos para recolectar aguas residuales a ciertos intervalos, dijo. Se establecieron cada 20 minutos.

“El monitoreo de las aguas residuales brinda una oportunidad poderosa para obtener un indicador temprano de los cambios en la propagación del COVID-19 a nivel comunitario”, dijo . “A través de este proyecto, trabajaremos para desarrollar una red de pruebas en Virginia Occidental con el objetivo de mejorar la utilidad de este enfoque como un sistema de alerta temprana para brotes de COVID-19 en comunidades rurales”.

Las últimas noticias de hoy y más en su bandeja de entrada

Enlace de origen

Be First to Comment

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *