Press "Enter" to skip to content

La Universidad Centroeuropea se ha convertido en el campo de batalla en la guerra de ideas de Hungría

Diane Stone, Universidad de Canberra

Ignorando las protestas de todo el mundo, el gobierno húngaro ha acelerado la legislación para ajustar las normas que rigen a las universidades extranjeras que operan en el país. La ley podría forzar el cierre de la Universidad Centroeuropea (CEU).

La nueva ley exige que las universidades extranjeras obtengan un acuerdo para sus operaciones en el extranjero del gobierno local. Pero la ley de los Estados Unidos otorga claramente la autoridad para la educación superior a los estados.

La ley húngara también exige que las instituciones tengan un programa educativo permanente en su país de origen, así como en Hungría. Para cumplir con esto, CEU tendría que crear un nuevo campus en los Estados Unidos para permanecer abierto en Budapest.

La universidad planea desafiar la constitucionalidad de la legislación, argumentando que es una violación de las leyes húngaras que protegen la "libertad de investigación científica".

Una institución de "sociedad abierta"

Fundada en Budapest después del desmantelamiento de Europa Central de la URSS, la universidad se lanzó en 1991 sobre los principios de la "sociedad abierta", que fomenta la tolerancia y las instituciones políticas transparentes.

Es una universidad estadounidense privada que ofrece educación al estilo occidental e inglés. Sus títulos de humanidades y ciencias sociales han sido acreditados en Hungría y los Estados Unidos. Los profesores universitarios a menudo son partidarios firmes de las libertades civiles, la libertad de expresión y otros valores democráticos liberales.

CEU está financiado por el empresario y filántropo húngaro-americano de fondos de cobertura George Soros. Durante décadas, Soros ha sido un pararrayos para críticos conservadores en Europa y en Estados Unidos por apoyar causas liberales.

El presidente ruso, Vladimir Putin, acusó a Soros de orquestar las "revoluciones de color" en Georgia y Ucrania en la última década. Y, en los últimos años, el gobierno húngaro ha denunciado a las ONG financiadas por Soros por su influencia "ilegítima" en la vida política.

Se les han unido otros en Europa Central y del Este desde la elección del presidente estadounidense Donald Trump. Un ex primer ministro polaco, Jarosław Kaczyński, considera que los grupos respaldados por Soros buscan "sociedades sin identidad", mientras que Nikola Gruevski, ex primer ministro de Macedonia, ha pedido una "des-sorosización" de la sociedad.

Democracia iliberal al estilo húngaro

Elegido en 2010, el primer ministro húngaro Viktor Orbán y su partido político, Fidesz, han buscado desde entonces centralizar el control en su país. Han eliminado a los jefes de las instituciones independientes, incluidos los tribunales, y han reforzado el control de los medios de comunicación.

Dichos controles son característicos de la "captura estatal", que maximiza la riqueza y el poder de grupos particulares en lugar de servir al interés público. A veces se llama "capitalismo de amigos".

En Hungría, el liderazgo político no es sobornado, ni se comete el robo. A través de procesos legales, las empresas locales, las tierras, las empresas rentables y los fondos europeos se dirigen a los aliados y amigos a favor de Orbán.

Después de su reelección en 2014, Orbán dijo que quería abandonar la democracia liberal a favor de un "estado antiliberal", como Rusia y Turquía. Afirmó que se necesitaba un control más centralizado para escapar de la "esclavitud de la deuda" a las empresas multinacionales y para proteger a los húngaros de convertirse en una "colonia" de la Unión Europea.

Sus tácticas populistas incluyen denigrar a los gitanos, refugiados, personas sin hogar y otras minorías.

Las organizaciones de la sociedad civil que reciben dinero del exterior han sido blanco de un proyecto de ley para ser más transparentes con respecto a este financiamiento. El gobierno de Orbán afirma que tales organizaciones son agentes de potencias extranjeras.

Tácticas de control político

En enero de 2017, un diputado del partido Fidesz destacó a las organizaciones de derechos humanos -el Comité de Helsinki, la Unión Húngara de Libertades Civiles TASZ y Transparency International- para ser "barridas" del país. Estas organizaciones reciben apoyo financiero de Open Society Foundation, que es financiado por George Soros.

Los críticos del gobierno han destacado tres objetivos separados que Fidesz persigue. Está interrumpiendo el trabajo de ONG clave a través de la sobrecarga y la intimidación burocrática; deslegitimar a los perros guardianes y críticos independientes a los ojos del público; y reforzar el compromiso y la cohesión de los principales partidarios de Fidesz en el electorado.

La deslegitimación de los críticos del gobierno ha sido una de las estrategias estándar en la "guerra de ideas" de Hungría sobre la democracia y las instituciones independientes desde la elección de Orbán en 2010.

Invoca la cultura "cristiana" de Hungría y los valores conservadores y presenta el "caos" democrático como lo contrario de un gobierno fuerte que garantiza la armonía y el orden. Esta lucha por las ideas puede convertir a las universidades en campos de batalla, como parece haber sucedido con el CEU declarado liberal.

La universidad ahora está firmemente en la primera línea de esta guerra de ideas. Y si se convierte en una víctima depende del apoyo internacional continuo, tanto de la comunidad académica como de otros gobiernos.

Cuando se anunció la legislación la semana pasada, CEU pidió ayuda a la comunidad académica. Pero si bien recibió una respuesta abrumadora, en última instancia, fue inadecuada para influir en el gobierno húngaro.

La universidad también requiere apoyo político. La presión diplomática de los gobiernos de Estados Unidos y la Unión Europea es necesaria para protegerla y reforzar los principios de la libertad académica en Europa. Este apoyo está atrasado según Cas Mudde, un analista líder de los partidos de derecha en Europa.

La manifestación en Budapest de miles de manifestantes fue una muestra de apoyo local para CEU. Pero esto también podría desaparecer con el tiempo.

En la marcha hacia las elecciones parlamentarias húngaras de 2018, es probable que Orbán y Fidesz amplíen sus estrategias populistas. Y si la impugnación legal de la nueva ley no se resuelve antes de las elecciones, podría socavar el apoyo de los aliados nacionales comprometidos con los valores de la sociedad abierta y la democracia liberal a la universidad.

Diane Stone, Profesora de Gobernanza, Universidad de Canberra

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el artículo original.

Enlace de origen

Be First to Comment

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *