Press "Enter" to skip to content

La universidad acuerda un acuerdo de $ 3.5 millones, terminando la demanda

Además de pagar $ 3.5 millones a unos 403 (b) participantes del plan, la Universidad hará una solicitud de propuestas para un rol de asesor de inversiones independiente para los planes y contratará un fiduciario temporal independiente para autorizar el acuerdo. La aprobación preliminar se presentó después de la queja inicial en julio de 2017.

La Universidad acordó el 11 de marzo un acuerdo de $ 3.5 millones en una demanda colectiva que alegó que la Universidad violó la Ley de Seguridad de los Ingresos de Jubilación de los Empleados y manejó incorrectamente dos de sus planes de jubilación 403 (b): opciones de planes con protección fiscal Disponible para empleados de organizaciones exentas de impuestos.

La Universidad decidió resolver Short et al. v. Brown University después de "considerar la posibilidad de años de costosos litigios", escribió el Director de Noticias y Desarrollo Editorial Brian Clark en un correo electrónico a The Herald. El acuerdo de resolución establece que el "acusado niega cualquier falta, responsabilidad o irregularidad". Además, la Universidad está "totalmente segura de que nuestros planes de jubilación cumplen con todas las leyes aplicables", incluida ERISA, agregó Clark.

El acuerdo de liquidación establece que la Universidad debe realizar una solicitud de propuesta para la creación de un rol de "asesor de inversiones independiente" para los planes de jubilación, así como contratar un fiduciario independiente "cuya única lealtad sea la clase de liquidación ”Para evaluar y autorizar el acuerdo.

La moción para la aprobación preliminar del acuerdo se presentó más de dos años y medio después de que los participantes en los planes de jubilación presentaron la queja inicial en julio de 2017. Las preocupaciones de los cuatro demandantes principales provinieron de la administración del legado de la universidad Plan de jubilación y plan de jubilación con derecho diferido. La facultad y el personal "que tienen un horario regular para trabajar 1.000 horas o más por año" generalmente son elegibles para estos planes, afirma el sitio web de la Universidad.

Los demandantes alegaron que los gerentes de la Universidad para los planes "seleccionaron y retuvieron sistemáticamente las opciones de inversión … que históricamente y de forma constante tuvieron un desempeño inferior a sus puntos de referencia y cobraron tarifas de administración excesivas", según la queja. Los demandantes también argumentaron que los gerentes del plan deberían haber elegido un registrador para los planes en lugar de los dos elegidos por la Universidad, informó anteriormente The Herald.

El acuerdo se pagará a los participantes actuales y anteriores del plan, y "la distribución se realizará en la cuenta (de cada participante)", de acuerdo con el acuerdo. El acuerdo también exige que la Universidad "haga un mejor esfuerzo comercialmente razonable para reducir aún más las tarifas de mantenimiento de registros" por un período de tres años, a partir de la fecha de la Orden de aprobación definitiva del acuerdo. Si las tarifas aumentan durante este período, la Universidad debe notificar a los participantes de los planes para informarles y explicar el aumento.

"Esta acción de clase es una de varias acciones similares que se presentaron en 2016 y 2017 contra universidades que patrocinan planes diseñados para ofrecer a los empleados seguridad financiera durante la jubilación", escribió Clark.

Enlace de origen

Be First to Comment

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *