Press "Enter" to skip to content

Haciendo el caso para Puerto Rico | BU Today

Están decididos a utilizar su experiencia, influencia y posición para ayudar a que su negocio, organización y mundo sean un lugar más inclusivo. Están rompiendo barreras, y luego regresan para ayudar a los que están detrás de ellos a superar los mismos obstáculos. Están asesorando a estudiantes o colegas más jóvenes, contratando a diversos candidatos, ofreciendo oportunidades y asegurando que los empleados tengan éxito y sean promovidos para que su lugar de trabajo y sus comunidades reflejen la riqueza y el talento de la población cada vez más diversa del país

Son exalumnos, profesores y personal de BU de todas las razas, etnias, edades y géneros, y son "Puertas de apertura" para la próxima generación.

Juan R. Torruella es el primero: nativo de Puerto Rico, es el primer juez hispano en servir en el Tribunal de Apelaciones del Primer Circuito de EE. UU., Que recibe apelaciones de los Tribunales de Distrito de los Estados Unidos para los distritos de Maine , Massachusetts, New Hampshire, Puerto Rico y Rhode Island.

Torruella (LAW’57), nativa de Puerto Rico, obtuvo una Licenciatura en Ciencias Económicas en la Escuela Wharton de la Universidad de Pennsylvania en 1954 y un Juris Doctor de la Facultad de Derecho de BU. Más tarde obtuvo una Maestría en Derecho de la Facultad de Derecho de la Universidad de Virginia, una Maestría en Administración Pública de la Universidad de Puerto Rico y una Maestría en Estudios de Historia Europea Moderna de la Universidad de Oxford. Un marinero experto, Torruella ha competido por Puerto Rico en cuatro eventos de vela olímpica, en 1964, 1968, 1972 y 1976.

Es autor de dos libros, La ​​Corte Suprema y Puerto Rico: La doctrina de la separación y la desigualdad (University of Puerto Rico Press, 1985) y Intrigas globales: La era de La guerra hispanoamericana y el ascenso de los Estados Unidos al poder mundial (University of Puerto Rico Press, 2007), así como numerosos artículos de revisión de leyes, que sostienen que nuestros sistemas políticos y constitucionales actuales mantienen al pueblo de Puerto Rico. "En una condición subordinada ad infinitum, con menos derechos que incluso los extranjeros que residen en los Estados Unidos".

Como la mayoría de las personas entrevistadas para BU Today de la serie " Opening Doors ", Torruella está profundamente preocupada por los temas de igualdad, equidad y justicia social, pero su crítica está dirigida principalmente en cuestiones constitucionales más que en casos personales de discriminación

  1. BU Today: ¿Qué te llevó a una carrera en la ley?

    Torruella: Mi padre, que siempre había sido un modelo a seguir, me sugirió que fuera a la escuela de leyes, y pensé que lo intentaría ya que su consejo siempre había sido positivo y me había llevado por la derecha

  2. ¿Era él también un abogado?

    En realidad era un dentista, pero más tarde se convirtió en abogado, después de haber sido abogado durante cinco o seis años.

  3. ¿Cómo fue tu experiencia en LEY?

    Recuerdo que llegué en octubre, estaba tan lluvioso y triste que casi me subí a un avión y regresé a Puerto Rico. Pero pronto me entusiasmé con la escuela de leyes. Creo que probablemente era el más joven de la clase, que tenía un gran componente de veteranos de la Guerra de Corea. Para contarles qué tan diferente era la escuela de leyes, solo mencionaré que solo había 3 mujeres en nuestra clase de primer año de aproximadamente 350. Debo decir que tuvimos algunos profesores excelentes. Recuerdo haber llevado a mi esposa a las clases de los sábados por la mañana Tom Lambert era tan bueno

  4. ¿Experimentó alguna discriminación en el momento, ya sea en el campus o al encontrar un trabajo después de graduarse?

    Realmente no puedo decir que fui discriminado como tal. Pero en ese momento, era muy difícil conseguir un trabajo en un bufete de abogados en Boston: el escenario legal estaba controlado por las elites brahmines, y sospecho que esta clase despreciaba a BU. Realmente tenías que tener conexiones, como un familiar que trabajaba allí, por lo que las posibilidades de conseguir un trabajo eran muy pequeñas. Recuerdo que en una de las entrevistas, lo único que me preguntaron fue si tenía una cámara, para poder tomar fotografías de los accidentes. Las mujeres, por supuesto, estaban aún peor; Por lo general, se les ofrecían trabajos de secretaría, si tenían la suerte de obtener una entrevista

  5. Entonces, ¿cómo conseguiste un trabajo?

    La semana que debía ir al Colegio de Abogados de Massachusetts terminé recibiendo las paperas, así que no lo tomé. En cambio, volví a Puerto Rico y tomé el Colegio de Abogados de Puerto Rico. Luego me contrataron como asistente legal en la Corte Suprema de Puerto Rico, que fue un excelente curso de postgrado para mí, ya que pude familiarizarme con la ley civil de Puerto Rico, una rama del Código Napoleónico. Al final de ese período, fui contratado por la Junta Nacional de Relaciones Laborales como abogado litigante, y la ley laboral era mi mejor tema en BU. Hice eso durante tres años y, como están las cosas, probé un caso importante contra uno de los principales periódicos de Puerto Rico y gané el caso. Esto resultó en una oferta de trabajo por parte de la firma de abogados que era mi oponente. Estuve ocho años allí, me convertí en socio, y luego decidí salir por mi cuenta, lo que debo decir que fueron los mejores años de mi práctica privada, económica y profesionalmente

    En poco tiempo, mi éxito me alcanzó y tenía una gran empresa rodeándome, que ya había intentado evitar una vez. Luego tuve la oportunidad de acudir al Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para Puerto Rico y lo acepté. Fui juez de distrito durante 10 años emocionantes, y luego surgió la apertura del Tribunal de Apelaciones, y aquí estoy, 34 años después

El juez Juan R. Torruella, el primer juez hispano que formó parte del Tribunal de Apelaciones del Primer Circuito de los Estados Unidos, ha argumentado durante décadas y los ciudadanos estadounidenses que viven en Puerto Rico deben tener los mismos derechos que los que viven en el continente .

  1. En el camino, ¿alguna vez percibió alguna discriminación debido a su herencia?

    No puedo decir que lo haya hecho personalmente, aunque he visto muchos casos en los que esto continúa. Creo que continúa aún más en los niveles más altos. Pero sin lugar a dudas, me discriminan colectivamente. Creo que el hecho de que los puertorriqueños hayan sido ciudadanos de los Estados Unidos durante 117 años y no tengan representación política nacional es un ejemplo desafortunado de esta discriminación colectiva. Esta discriminación colectiva fue implementada por los Casos Insulares [a series of 1901 US Supreme Court opinions about the status of US territories acquired in the Spanish-American War] por el mismo tribunal que resolvió Plessy v. Ferguson [separate but equal]y desafortunadamente, el Tribunal Supremo se ha mostrado reacio a aplicar los principios de igualdad de Brown v. Puerto Rico ciudadanos estadounidenses. Me parece irónico que estoy aquí, sentado en el segundo tribunal más alto de los Estados Unidos, decidiendo cuestiones de importancia nacional, pero sin tener ninguna representación política nacional. No puedo votar por el presidente y el vicepresidente y no tengo un representante con derecho a voto en el Congreso simplemente porque soy residente de Puerto Rico. La conclusión es que los ciudadanos estadounidenses que viven en Puerto Rico no tienen igualdad política. Es increíble que en el siglo XXI, Estados Unidos, una nación que libró una guerra por la independencia para romper sus cadenas coloniales, tenga hoy en día lo que equivale a un imperio colonial.

  2. ¿Puede hablar de casos en los que haya visto discriminación que se manifiesta a nivel personal e individual?

    Hay muchos, pero uno que me viene a la mente, porque demuestra el absurdo con que se trata a Puerto Rico, es un caso en el que una mujer de Puerto Rico vivía en Connecticut y recibía Ingreso de Seguridad Suplementario (SSI) porque ella estaba incapacitada. Cuando se mudó a Puerto Rico, la Administración de la Seguridad Social la interrumpió. De conformidad con el estatuto de SSI, solo podía recibir ese ingreso mientras vivía en uno de los 50 estados o el Distrito de Columbia. El gobierno argumentó que no podían otorgar esos beneficios a los residentes puertorriqueños porque esto desequilibraría la economía de Puerto Rico al poner demasiado dinero en su economía. Naturalmente, me pareció increíble que hicieran tal argumento, pero lo encontré aún más increíble cuando se apeló ante el Tribunal Supremo, y esa decisión fue afirmada, y el tribunal adoptó este razonamiento como parte de una prueba de base "racional". .

  3. ¿Puede mencionar otros ejemplos de este tipo de discriminación?

    Entre los ejemplos más flagrantes de discriminación contra los ciudadanos estadounidenses de Puerto Rico está la forma en que los residentes de Puerto Rico reciben tratamiento en los programas de Medicare y Medicaid, en los que reciben una fracción de [what] de sus hermanos de Estados Unidos [receive]. No veo cómo en tales programas básicos de derechos humanos, los ciudadanos estadounidenses de Puerto Rico, que son los más vulnerables económicamente en la nación, pueden ser tratados de manera menos favorable que sus compatriotas de la parte continental en el otorgamiento de estas necesidades básicas.

    Por supuesto, esta discriminación solo es posible porque no tenemos una representación política efectiva a nivel nacional. Puerto Rico se mantiene en un estado de limbo político, que es la causa principal de nuestra actual crisis económica, gran parte de la cual puede atribuirse al poder prácticamente ilimitado del Congreso sobre los ciudadanos de Puerto Rico desde 1898. El Congreso nos ha hecho económicamente incompetentes, a pesar de eso Puerto Rico ha sido una fuente de riqueza para los intereses estadounidenses desde el primer día.

    Realmente debe haber un equilibrio, uno que solo pueda lograrse teniendo igualdad política, y en este momento no hay ninguno. Lo que necesitamos y pedimos es la igualdad como ciudadanos estadounidenses. Creo que eso es lo que tenemos derecho a tener en virtud de la Constitución.

    Para que no se olvide, Puerto Rico fue la segunda jurisdicción per cápita de víctimas en la Guerra de Corea y la 14 en la Guerra de Vietnam. Los ciudadanos estadounidenses de Puerto Rico tienen más que ganado el derecho de colocar una estrella número 51 en nuestra bandera nacional.

¿Conoces exalumnos, profesores y personal de BU que abren puertas o rompen barreras por sí mismos? Envíe un correo electrónico a John O'Rourke al orourkej@bu.edu y recomiéndelos para nuestra serie "Opening Doors."

Enlace de origen

Be First to Comment

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *