Press "Enter" to skip to content

Agregar valor a la experiencia universitaria a través del aprendizaje fuera del aula

La etiqueta de precio creciente de una educación universitaria ha provocado un debate sobre la experiencia universitaria. Hay quienes favorecen un cambio hacia la educación en línea, creyendo que separar el contenido (las enseñanzas del profesor) de la entrega (el aula física) reducirá los gastos y aumentará la flexibilidad, todo ello sin dañar la calidad de la educación. Luego están aquellos que creen que el aprendizaje más poderoso ha tenido y siempre tendrá lugar dentro del aula, donde el profesor y los estudiantes pueden participar en un diálogo cara a cara.

Propongo que hay una tercera fuente de aprendizaje en gran parte sin explotar que no recibe suficiente atención en este debate: el aprendizaje fuera del aula que se produce durante el contenido y las actividades co-curriculares.

El problema subyacente es la paradoja de costo versus valor. Por un lado, tenemos razón al preocuparnos por el alto costo de una educación universitaria, pero por otro lado, no podemos perder de vista la calidad de la experiencia académica. Es esencial preparar graduados listos para trabajar que puedan tener un impacto positivo en su organización y en la sociedad.

Para los millennials y la Generación Z, esa dinámica está cambiando. El estadounidense promedio ahora tendrá hasta 12 empleos en su vida laboral. Eso significa tenencias más cortas, carreras múltiples y la necesidad de un conjunto de habilidades más amplio. Claramente, las universidades enfrentan un desafío complejo en términos de desarrollar un flujo de graduados preparados para la fuerza laboral global.

La mayoría de los empleadores consideran crítico que los graduados universitarios demuestren la capacidad de aplicar el aprendizaje en entornos del mundo real, pero una minoría de ellos cree que los graduados universitarios son capaces de aplicar lo que han aprendido dentro del aula Trabajar fuera del aula. Tomo esta división para significar varias cosas. Primero, muestra que las universidades no están haciendo lo suficiente para brindarles a sus estudiantes experiencias enfocadas en el mundo real, tanto dentro como fuera del aula. Segundo, afirma que existe la necesidad de involucrar más a los estudiantes. Ambos se pueden lograr a través de un régimen de oportunidades de aprendizaje fuera del aula.

Aunque las razones de los resultados de los estudiantes en la universidad son multifacéticas y no se pueden resumir fácilmente en un solo factor, las investigaciones muestran que los estudiantes universitarios que participan activamente en actividades educativas con propósitos específicos tanto dentro como fuera del aula son más Es probable que persistan y finalmente alcancen la graduación que sus compañeros desconectados.

Considere que el estudiante universitario de tiempo completo promedio pasa 12-15 horas por semana en clase y entre 20 horas (promedio) a 40 horas (recomendado) por semana en la preparación académica. Esto deja aproximadamente 60 horas (menos el tiempo de dormir) por semana que no está estructurado, está separado del contenido académico y, por lo tanto, está subutilizado para fines de desarrollo profesional y profesional.

Una investigación reciente muestra que la participación de los estudiantes en actividades co-curriculares significativas tiene un fuerte impacto en el desarrollo de habilidades intelectuales, el ajuste general de la universidad, el crecimiento de habilidades prácticas y la autoimagen positiva. De hecho, algunas investigaciones encuentran que el tiempo dedicado a la preparación académica, cuando se combina con actividades intencionales fuera del aula, aumenta la persistencia en la universidad, así como el promedio general de calificaciones. Por lo tanto, además de preguntarnos cómo reducir los costos incrementales, debemos preguntarnos qué se puede hacer para que las actividades en las que los estudiantes pasan su tiempo fuera del aula sean más impactantes.

En la Universidad de Pittsburgh, hemos desarrollado el programa Fuera del aula (OCC) basado en competencias para organizar las actividades de los estudiantes en una experiencia educativa significativa que complementa su plan académico. Estamos aprendiendo que el tiempo que se pasa fuera del aula no carece de valor; es un recurso sin explotar que se puede aprovechar para preparar a los estudiantes para llenar el vacío de talento que enfrentan las empresas.

Como educadores, debemos ampliar nuestra perspectiva sobre cómo y dónde tiene lugar un aprendizaje significativo, especialmente para los estudiantes de hoy. Debemos dirigir nuestra atención a cómo podemos agregar valor a la experiencia universitaria y desafiar nuestras suposiciones de dónde se lleva a cabo el aprendizaje. Esto requerirá el desarrollo de herramientas innovadoras que extiendan la experiencia de aprendizaje universitario fuera de los límites físicos limitados de nuestras aulas tradicionales. A medida que continúan los desafíos y los debates sobre el costo de la educación superior, tenemos una oportunidad única de participar en este diálogo al pasar la discusión de uno de costo a uno de valor.

Enlace de origen

Be First to Comment

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *